la Luna del Henares: 24 horas de información

Curiosidades: cuando Alcalá tenía pozos de nieve y no frigoríficos / Por María J. Vázquez Madruga

Curiosidades: cuando Alcalá tenía pozos de nieve y no frigoríficos / Por María J. Vázquez Madruga

Alcalá de Henares sigue revelando curiosidades escondidas en los archivos y libros de historia.

CURIOSIDADES DE ALCALÁ

Cuando no se sabía fabricar hielo, (el hielo no comenzó a fabricarse hasta el siglo XIX) se almacenaba la nieve en pozos que se excavaban para ello, y se cubría con paja para conservarla más tiempo. Luego se utilizaba para refrescar las bebidas.

Pues bien, Alcalá, como muchas otras ciudades no era una excepción y también tuvo pozos de nieve. Hubo un pozo de nieve en la calle de la Laguna, otro cerca de la Puerta del Vado (foto superior) y otro donde hoy se encuentra el cementerio viejo (cementerio que debería llamarse de San Roque como propuso en su día nuestro añorado Curro).

Pero el negocio no debía ser demasiado bueno porque en muchas ocasiones no se encontraba quién quisiera gestionarlo. El traslado de la nieve era arduo y fatigoso porque a pesar de la paja se derretía bastante, con lo que siempre había pérdidas. Además, también el almacenaje en el pozo era un trabajo muy duro.

Sabemos que el que hubo junto a la ermita de San Roque, en el altozano, aún existía en 1833.

Por cierto, otra curiosidad: la fábrica de luz eléctrica que hubo en la calle del Cardenal Sandoval, la hizo el arquitecto municipal Martín Pastells en 1901.

Foto superior Puerta del Vado de Alcalá. Google Street

Por María J. Vázquez Madruga, historiadora de Alcalá

Seguro que te interesa...

Vicente Fuentes ‘Premio Fuente de Castalia’ de la 17 Edición del Festival Clásicos en Alcalá

Vicente Fuentes, maestro de la voz y de la palabra, recibe el premio «Fuente de Castalia» en esta edición de Clásicos en Alcalá. Doctor por la Universidad de Alcalá en Teoría, Historia y Práctica del Teatro, Catedrático Emérito de Voz y Lenguaje de la Real Escuela Superior de Arte Dramático y Asesor de Verso de

El curioso caso de las viboreras monstruosas de las orillas del Henares / Por Manuel Peinado

Las anomalías en la forma de los organismos han provocado un amplio abanico de respuestas humanas, desde la fascinación cercana a la adoración al aborrecimiento por considerarlas formas monstruosas que escapan al esquema designado por un inexistente creador. La teratología, una disciplina científica auxiliar de las ciencias naturales, estudia a las criaturas anormales, es decir,

Síguenos en Facebook y no te pierdas ninguna noticia: