la Luna del Henares: 24 horas de información

Escobillas limpiaparabrisas y boquillas de lavado de parabrisas: la importancia de tener una buena visibilidad a la hora de conducir

Escobillas limpiaparabrisas y boquillas de lavado de parabrisas: la importancia de tener una buena visibilidad a la hora de conducir

Escobillas limpiaparabrisas y boquillas de lavado de parabrisas

Tener una buena visibilidad a la hora de conducir es uno de los factores más importantes respecto a la seguridad al volante. En una fracción de segundo se puede presentar un problema en la carretera que obligue al conductor a reaccionar rápidamente y la velocidad de su reacción está directamente relacionada con la visibilidad que tenga en ese momento.

Para poder mantener una visibilidad óptima en la carretera es imprescindible mantener el parabrisas lo más limpio posible. Dos elementos clave a la hora de limpiar el parabrisas mientras estamos conduciendo son las escobillas del limpiaparabrisas y las boquillas de lavado del parabrisas. Estos son los principales encargados de mantener el parabrisas lo más limpio posible, especialmente durante la conducción en viajes largos donde el parabrisas se va ensuciando de manera progresiva.

Escobillas de limpiaparabrisas 

Las escobillas del limpiaparabrisas no solamente tienen una función de limpieza de suciedad. También se encargan de mejorar la visibilidad en condiciones climatológicas adversas como pueden ser la lluvia o la nieve. Es por eso que un buen mantenimiento y una sustitución regular de éstas es muy necesario. Este elemento está constantemente expuesto a situaciones que provocan un desgaste de la pieza. La propia naturaleza del mecanismo del limpiaparabrisas ya hace que la escobilla se desgaste por la fricción que ejerce contra el parabrisas, pero además hay otras situaciones que pueden acelerar el desgaste de estas.

Un exceso de suciedad puede hacer que las gomas se desgasten de manera más rápida, especialmente si esa suciedad además lleva productos químicos que pueden desgastar más la goma. Otro factor que puede acortar la vida útil de las escobillas es el frío. El frío puede hacer que la goma de las escobillas se agriete y se rompa. También debido al frío es posible que la escobilla se pegue al parabrisas y si no se deja descongelar de manera correcta, se puede romper la goma al separarla del parabrisas.

La mayoría de escobillas de limpiaparabrisas tienen una vida útil de entre 18 y 24 meses. Sin embargo los expertos recomiendan cambiarlas cada año para poder asegurar la mejor visibilidad en todo momento ya que es un elemento barato y fácil de instalar. Lo mejor es realizar la sustitución en otoño para que así el coche esté preparado para el invierno, que es cuando el clima en general resulta más duro y se producen más lluvias y nevadas.

Por otro lado, la escobilla debe ser sustituida independientemente del tiempo que se haya usado si al limpiar el parabrisas quedan marcas de suciedad, se escuchan chirridos al activar el limpiaparabrisas o se detecta que el limpiaparabrisas ha producido arañazos en el cristal.

Cómo cambiar la escobilla del limpiaparabrisas

La sustitución de este elemento es bastante fácil por lo general. Por lo que puede realizarla uno mismo sin necesidad de gran experiencia ni de herramientas especializadas.

1. Elegir el tipo de escobillas adecuado para el vehículo: Los diferentes fabricantes tienen diferentes diseños de enganche, todos bastante sencillos de instalar y desinstalar.

2. Levantar los brazos del limpiaparabrisas: Para poder sacar la antigua escobilla y colocar la nueva es necesario levantar los brazos del limpiaparabrisas y realizar el cambio. Es importante mantener el limpiaparabrisas bien sujeto para que no caiga sobre el vidrio y pueda dañarlo.

3. Volver a colocar el brazo sobre el parabrisas: Finalmente se debe volver a colocar el brazo en su posición y activar el limpiaparabrisas para comprobar su buen funcionamiento.
Boquillas de lavado de parabrisas

Otro elemento encargado de mantener limpio el parabrisas son las boquillas de lavado que expulsan el líquido limpiaparabrisas. Estas se encuentran conectadas al depósito de líquido limpiaparabrisas y al accionar la palanca correspondiente del vehículo expulsan un chorro de líquido que limpia el parabrisas.

Este elemento no se desgasta, pero si puede estropearse y necesitar una reparación. Por ejemplo, es posible que se haya acumulado cal o suciedad en ellas.

A pesar de que este trabajo es ligeramente más complicado que el de la sustitución de la escobilla del limpiaparabrisas, no se necesitan herramientas específicas para llevarlo a cabo y se puede realizar sin tener mucha experiencia. Para ello hay que seguir los siguientes pasos:

1. Primero se debe abrir el capó.

2. A continuación hay que retirar la manguera de conexión de las boquillas. Para hacerlo hay que apretar la manguera delante de la boquilla con los dedos y tirar de ella.

3. Ahora se tienen que usar unas pinzas de punta de aguja para apretar los tapones de las boquillas y empujarlos fuera del agujero en el capó.

4. Ya se puede cerrar el capó y retirar la boquilla que sobresale.

5. Ahora toca instalar las nuevas boquillas realizando todos los pasos en orden inverso.

6. Finalmente se comprueba el funcionamiento de estas boquillas. Tras la instalación es probable que sea necesario llevar a cabo un ajuste de la dirección de pulverización de las boquillas.

Fuentes de información:

https://www.autodoc.es/repuestos/escobillas-de-limpiaparabrisas-10233
https://es.med-auto.com/reparacion-de-automoviles/boquillas-de-lavado-de-parabrisas-ventajas-y-desventajas.html

Síguenos en Facebook y no te pierdas ninguna noticia: