la Luna del Henares: 24 horas de información

Emotivo homenaje a Pepe Quijada y Concha Hernández por su contribución a la bibliofilia de Alcalá

Desde este viernes una placa les recuerda en la Calle Santiago de Alcalá de Henares, justo al lado de «Capitel», la tienda que siempre regentó la familia.

No podían apellidarse de otro modo: Quijada. Aquel Don Alonso que existió de verdad en Illescas y que, posiblemente inspiró a Cervantes, ya llevaba hace cuatro siglos el mismo apellido que otra familia ilustre de Alcalá de Henares, cuya vida dedicaron a la cultura y especialmente, a los libros. Desgraciadamente el matrimonio Pepe Quijada y Concha Hernández se nos fueron para siempre hace casi tres años, pero su legado sigue vivo (foto inferior con cuadros de sus rostros en «Capitel»). 

Sigue vivo por sus hijos, Boris y Saúl Quijada, pero sobre todo por la labor que también realiza en la ciudad numerosos vecinos que les recuerdan por su contribución a la bibliofilia. Y es que, aún muchos recuerdan a Pepe datando libro a libro entre incunables y ediciones modernas

Momento en el que se descubre la placa:

Este viernes, 1 de marzo, el Ayuntamiento, particulares y Asociaciones como el Foro del Henares, les ha rendido un homenaje con lecturas en Santa María la Rica y la posterior colocación de una placa que les recordará para siempre.

En el acto, ha estado presente entre otros, el actual alcalde Javier Rodríguez Palacios, así como numerososos concejales de los grupos municipales actuales, pero también la presencia de dos ex alcaldes de partidos diferentes, Bartolomé González (PP) y Arsenio Lope Huerta (PSOE).

Seguro que te interesa...

Más del 90% de los jóvenes entre 14 y 30 años cometen faltas de ortografía cuando utilizan dispositivos móviles

Los jóvenes entre 14 y 30 años no cuidan su escritura cuando se comunican en las redes sociales. Así lo reconocen los propios jóvenes, al menos, en un estudio llevado a cabo en la Universidad de Alcalá, para el que se han realizado un total de 300 entrevistas entre estudiantes de la ESO, Bachillerato y

¿Necesitamos tiempo para aburrirnos? / Por Josefa Ros Velasco

La cuestión del aburrimiento lleva preocupando a la humanidad desde la Antigüedad. Los guerreros de las gestas homéricas lo sufrían en los periodos entre batallas. Platón temía ser aburrido para los demás, como se rumoreaba que lo era su maestro. Séneca se torturaba pensando en la posibilidad de que el aburrimiento desatase una oleada de

Síguenos en Facebook y no te pierdas ninguna noticia: