la Luna del Henares: 24 horas de información

«No al cierre del Colegio Minerva en Alcalá», la demanda de padres y profesores con más de 2.000 firmas ya en Change.org

«No al cierre del Colegio Minerva en Alcalá», la demanda de padres y profesores con más de 2.000 firmas ya en Change.org

Ante la posibilidad del cierre del colegio privado concertado al final de curso tanto en Alcalá como en Vicálvaro, padres y profesores han lanzado una campaña de recogida de firmas que ya cuentan con el apoyo de los sindicatos.

Ya van más de 2.000 firmas en change.org y podrían ser más si las protestas continúan. Así se han lanzado a protestar padres y profesores que cuentan con el apoyo de los sindicatos quienes, precisamente, acaban de lanzar un comunicado.

Comunicado de los trabajadores de los colegios privados concertados Minerva de Alcalá de Henares y Madrid, suscrito por las delegaciones sindicales de UGT y de FSIE (Sindicato Independiente de Enseñanza de Madrid)

Queremos informar a la opinión pública, y en especial a las comunidades educativas de Madrid y de Alcalá de Henares, de la opacidad en la gestión de los colegios privados concertados Minerva, localizados en ambas localidades, que puede llevar a su cierre al finalizar el actual curso 2021-2022, dejando en la calle a más de 300 alumnos y en una difícil situación económica a sus 70 trabajadores.

Los dos colegios concertados Minerva están situados en dos barrios de carácter eminentemente obrero en Madrid (calle de Villajimena, número 15, en el barrio de Vicálvaro) y Alcalá de Henares (calle Batalla de Lepanto, número 1, en el barrio complutense de Juan de Austria). Es por ello que su misión fundamental, además de la pedagógica, es la LABOR SOCIAL, ya que la mayoría del alumnado de estos dos centros son inmigrantes o gente de pocos recursos, a los cuales se les está proporcionando una educación de CALIDAD

El centro de Alcalá de Henares lleva en funcionamiento desde 1973, mientras que el de Vicálvaro tiene abiertas sus puertas desde los años 80. Actualmente, el primero tiene una línea desde Educación Infantil de 3 años hasta 6º de Primaria, más otras 2 líneas en toda la ESO. Por su parte, el Colegio Minerva de Madrid imparte una línea desde Educación Infantil de 3 años hasta 4º curso de la ESO.

Ambos fueron dos centros creados en unos años en los que no existía aún la universalización de la educación. En un principio nacieron como centros subvencionados por el Ministerio de Educación, que gestionaban sus fondos y financiación. Con el desarrollo y el traspaso de las competencias a las comunidades autónomas en 1985, en este caso a la Comunidad de Madrid, el acuerdo con los colegios concertados se selló en base al RD 2377/1985. Entre la normativa a aplicar estaba la gratuidad total de la enseñanza obligatoria y el pago de los salarios del personal, amén de otros gastos, directamente a través de la Comunidad de Madrid.

Desde el principio de este curso 2021-2022, siempre de palabra y con diferentes versiones, se ha indicado por parte de las direcciones de los centros al profesorado, personal administrativo y a padres de alumnos y alumnas, que este sería el último curso en ambos centros.

Oficialmente las direcciones de ambos centros no han facilitado ninguna comunicación ni documento aclarando el futuro. Todo ello a pesar de haberlo solicitado los representantes sindicales de los trabajadores, pertenecientes a la UGT y al FSIE, contraviniendo el derecho a información recogido en el artículo 64 del Estatuto de los Trabajadores.

Las ‘razones’ esgrimidas van desde que “el colegio no es rentable” hasta la hipotética jubilación del “dueño” de la sociedad de ambos centros, Colegios Minerva S.L

En cuanto al cierre de los centros por su falta de rentabilidad, hay que tener en cuenta que los colegios privados concertados están sostenidos con fondos públicos y, por ley, deben ser entidades sin ánimo de lucro (es decir, no rentables).

Por lo que respecta a la “jubilación” del dueño, se da la circunstancia que la sociedad Colegios Minerva S.L. tiene como administrador único a Pascual Lorenzo Berlanga, empresario octogenario que también es administrador único de otras 10 sociedades, todas ellas relacionadas directa o indirectamente con los servicios asistenciales a la tercera edad y la gestión de sus inmuebles (Los Nogales S.L., Residencias Asistidas S.A., Jubirenta S.A., Centro de Asistencia al Mayor S.A., etc.). Se da la circunstancia de que la residencia Los Nogales, en Madrid, ha estado inmersa en la polémica al haber sido denunciada por las condiciones en las que se trataba a los ancianos (ver informaciones en El Mundo, Cuatro, Telemadrid, Cadena Ser,  Ibercampus o Clm24). Los Nogales gestiona, a día de hoy, una decena de centros residenciales y centros de día de la tercera edad en la Comunidad de Madrid, recibiendo importantes subvenciones públicas por ello.

El resto de los responsables de la sociedad Colegios Minervas S.L. son sus hijos, Olga Berlanga, Antonio Berlanga y Óscar Berlanga, así como Francisco Montes que, además, es el director del colegio de Vicálvaro en Madrid.

Esta organización demuestra que la relación entre las direcciones de ambos colegios y la sociedad gestora no puede ser más estrecha. Además, todos ellos son o han sido administradores y/o apoderados del resto de sociedades de Pascual Lorenzo Berlanga.

Estas estrechas relaciones y el oscurantismo tanto en la gestión durante años de los centros escolares como del resto de sociedades de los implicados (nunca los trabajadores han podido tener acceso o información sobre la situación financiera) no auguran nada bueno sobre el futuro de ambos colegios ni para sus trabajadores.

Además, se sumarían los intereses inmobiliarios que pueden derivarse del cierre, puesto que los dos colegios están situados en inmuebles de Madrid y Alcalá de Henares, propiedad de la sociedad, a los que podrían dedicar a actividades con mayor ‘rendimiento’ económico. En una de las conversaciones ‘informales’, el director del centro de Alcalá de Henares, Fernando Rubio Romero, aseguró que había planes reconvertir el edificio de la calle Lepanto en pisos turísticos y el situado en la calle Juan de Guzmán (edificio de Educación Infantil) en una residencia de estudiantes.

Más de 70 trabajadores, así como los tres centenares de alumnos, y sus respectivas familias, merecen por parte de la dirección de ambos centros una información clara y directa del futuro del centro, así como toda la documentación que justifique el posible cierre de estos.

Los representantes sindicales estamos aún pendientes de próximas reuniones con las direcciones para recabar toda la información posible. Si de nuevo insisten en no facilitarla tomaremos las medidas legales que la ley nos proporciona. En paralelo, contactaremos con las administraciones públicas implicadas, tanto locales como regionales, para recabar su apoyo.

Foto superior noticia: Google Street View.

Síguenos en Facebook y no te pierdas ninguna noticia: