la Luna del Henares: 24 horas de información

Una actividad de la Noche de los Investigadores muestra cómo los bosques son esenciales para mitigar el cambio climático

Una actividad de la Noche de los Investigadores muestra cómo los bosques son esenciales para mitigar el cambio climático

La Noche de los Investigadores de la Universidad de Alcalá fue una ocasión especial donde ciencia y divulgación se cogieron de la mano para mostrar al público las múltiples curiosidades y enseñanzas que contemplan cada día.

La cita, con una asistencia que superó las 200 personas, fue hecha enteramente en formato presencial cumpliendo con el protocolo de seguridad sanitaria establecido por la Covid-19. En esta ocasión, seis experimentos diseñados por investigadores de la institución académica demostraron el importante papel de la Química en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030, premisa bajo l   a que se organizó el evento este año.

Una de las actividades desarrolladas se presentó como ‘Lo que nos cuentan los árboles: anillos, crecimiento y clima’, diseñada por seis profesionales pertenecientes al Grupo de Ecología Forestal y Restauración, al Grupo de Investigación en Teledetección Ambiental y al Grupo de Investigación en Invasiones Biológicas de la UAH. En representación de ellos, Paloma Ruiz Benito, del departamento de Ciencias de la Vida, comenta que el objetivo del experimento era “dar a conocer cómo el clima se relaciona directamente con el crecimiento de las plantas”.

“Mostramos la importancia de los bosques en el ciclo de carbono, como herramienta clave de la mitigación al cambio climático”, apunta la experta, “además, enseñamos que pueden verse afectados por el cambio climático y que los investigadores usamos distintos métodos para conocer sus efectos. Les mostramos cómo con los anillos de crecimiento de los árboles podemos estudiar la respuesta al clima, enseñando las herramientas para extraer los testigos de madera y rodajas de árboles y observar los anillos. Terminamos con una actividad donde ejercitan con una muestra cómo ha sido el clima en el pasado y por qué les afecta a los árboles, haciendo un debate sobre lo tratado en la actividad”.

Pensada para todo el público, fomenta un “aprendizaje crítico y reflexión sobre la importancia de la naturaleza para el ser humano y los posibles efectos del cambio climático”, afirma Paloma Ruiz. A la vista están esas consecuencias, por ejemplo, la Comisión Europea estima que entre 1980 y 2011 las inundaciones afectaron a más de 5,5 millones de personas con unas pérdidas que superar los 90.000 millones de euros.

La Noche Europea de los Investigadores se ha convertido en una tradición en el calendario académico de la UAH desde que la Comunidad de Madrid se sumara a la iniciativa en el año 2010. En la actualidad, se celebra simultáneamente en 350 ciudades europeas, por lo que Paloma Ruiz, en representación de su grupo, comenta: “La motivación para participar reside en la divulgación y la transferencia a la sociedad del conocimiento científico. Creemos que cada vez este tipo de actividades van a tener una mayor repercusión”.

Asimismo, las demás actividades expuestas gracias al personal investigador de la UAH fueron: ‘El rol de los plásticos y bioplásticos en la economía circular’, por Valentina Sessini, del departamento de Química Orgánica y Química Inorgánica; también, ‘Entendiendo el sistema somatosensorial con la Química’, del departamento de Biología de Sistemas; a su vez, ‘Química forense (ODS)’, organizado por Gemma Montalvo y Carmen García Ruiz, del departamento de Química Analítica, Química Física e Ingeniería Química; ‘Una nueva vida para el agua’, de José Antonio Perdigón, del área de Ingeniería Química; y ‘Urbanismo y transporte en la ciudad del futuro’, de Jens Peters, del departamento de Economía.

Síguenos en Facebook y no te pierdas ninguna noticia: